lunes, 22 de diciembre de 2008

El Sueño verdadero.


Almas de sonrisas que pregonan desde su profundo ser
la verdad de los viejos vientos que eternos soplan seguros,
mientras desde Oriente traen el polvo de duna que roza la piel
de las almas que creen y siempre despiertas sueñan con él.

Sonrisas despiertas imaginan enormes caravanas en el lejano Damasco
donde ya viejos visires, que buenos al fin se convirtieron
abren con escolta y honores el paso a la eterna caravana de la imaginación
que ha tiempo partió desde las tierras donde brotó la Revelación.


Entre viejas dunas perdidas bajo el tímido pensamiento
se esconde la forja del verdadero movimiento
que trasplantará la Vida plena por la plena Vida.
Donde los ojos de tu alma podrán ya para siempre
ver que lo posible solo reside en creerlo realmente,
sentir a la cresta de la ola como pura nieve ardiente,
sentir las oscuras sombras como apasionantes secretos por descubrir
abriendo tus ojos enormes tal que portentosos faros de luz clara
como así será tu mirada, tan pura como lo será tu vida.

Almas de sonrisas que pregonan desde su profundo ser
la verdad de los viejos vientos que eternos soplan seguros.
mientras desde Oriente traen el polvo de duna que roza la piel
de las almas que creen mientras despiertas sueñan con él.


Felices los sueños, que de ellos somos dueños

aunque no sepamos cómo, ni cuándo, ni por qué.

Felices los tengas, felices los cumplas hasta el fin de los tiempos.

2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Excelente Josu, felices aquellos que siguen soñando.
Hoy tengo los míos un poco en contra del viento, pero de todas formas me aferro a ellos.
Un abrazo. Feliz Navidad para vos y tu familia.
Alicia

Armida Leticia dijo...

Desde México, mis deseos: ¡Qué tus sueños, los míos, los de todos, sean felices, y que se cumplan hasta el fin de los tiempos!
¡Cómo me gustó esa frase final!