miércoles, 3 de diciembre de 2008

Silencio


Silencio en esta madrugada,
silencio entre viejas miradas
de ojos evasivos que se saben desconocidos,
inexplicables como olas de lejanos temporales
que rompen sobre las cercanas rocas de mi piel.

Aturdidos pensamientos en la perenne soledad
que rodea a las dudas sobre el verdadero camino
entre gritos silentes que empujan hacia ningún lugar
pues no conocen otro modo que comportarse así en un puro gritar.


Buscando la verdadera luz, la verdadera razón
las miradas aturden el corazón cambiando el latido,
volteando el ritmo de la calma por el de la desazón
sin rayar la lógica que desbarata la pura explicación
del sentimiento que se pierde, pues es ese desconocido
elemento químico, eterna meta del viejo alquimista
el que rige tal destino sin dejar espacio libre a la sencilla razón.

Miradas entrecortadas por la pura respiración.

Un sueño, pura imaginación de lo que nunca podrá ser real.

2 comentarios:

Armida Leticia dijo...

Me gustaría que algunos de mis sueños se hicieran realidad...mas allá de la imaginación.

Saludos desde México.

La Dama de Abril dijo...

Eso es la vida.
Se mezclan las alegrías -a pequeñas dosis-, y apenas nos recuperamos de ellas, parecen los vientos huracanados, que nos recuerdan nuestra condición de mortales, de pieza diminuta en el gigantesco mecano de la Humanidad y de la Historia. La desazón y la duda nos atormentan en el devenir de los acontecimientos. ¿Lo hemos hecho bien? ¿Ese era el camino que pretendíamos seguir en busca de nuestro "Dorado" particular?
Los restos de los sueños que fueron nuestros, flotan a la deriva, rotos,abandonados -mejor no mirar atrás- y la sensación de haber conquistado algunos en batallas cotidianas no reconocidas y de haber renunciado a otros que se perdieron en alguna parte del camino recorrido...
Las cicatrices son testigos de que hemos vivido. Si lo que hiciste entonces era aquello en lo que creías, no te arrepientas de nada y sigue soñando...que el tiempo se encargará de despertarte un día...

Un beso.