jueves, 31 de diciembre de 2009

Tenemos, Tendremos

Mas de cien razones, como cien vendavales

que pasan solos o unidos, en años con días y meses

bajo inclementes aguaceros en interminables lluvias

de vida trufada por rayos cabalgando a lomos de viles tormentas,

aturdiendo tu vista de avezado piloto en la vieja travesía vital

sobre la que hundes con firmeza el filo del tajamar.




Alma que nunca habrás de vender sin en verdad deseas triunfar

frente a quien como el viejo corcho usado tan solo pretende flotar,

acaba este año como un momento, pura copia de los que vendrán

buscando la mirada perdida que dejaste entre aquellas pupilas soñadas

que devuelvan tal sueño con mil palabras por tal alma añadidas.



Sueña, vive, corre y no dejes de volar triunfante ante el viejo Isaac,

sobrevuela sin pudor sobre lo que siempre deseaste alcanzar,

evitando que sea lo nuevo más que lo viejo si no es de verdad.

Achica el agua de los males que inundan el combés de tu ánimo

y destrinca cables y cabos que jamás sabrán otra cosa que amarrar

pues de la tierra serena nada vieron y de la mar por surcar nada desean mirar.


Hay esquinas que doblar, bares en los que entrar, palabras que escuchar,

mil y una mentiras que volver a encontrar

para seguir percibiendo la vida por la que poder bregar.





Buen  futuro, ilusión y confianza para todos

jueves, 17 de diciembre de 2009

Vuelta a la Mar, Vuelta a Soñar

Aferrado al gris plomizo de la torreta

como viejo puente de soñado bajel

brillan tus ojos a cada golpe de mar

que inunda tu rostro de agua y sal.



Jornadas de tedio entre humana soledad,

que de todos se hace en solemne hermandad.

Calmas insomnes de espera en noches de luz

hasta escuchar el rugir temible de la mar

enfurecida por vientos y  traicioneros deseos de mal.



Bravo Capitán, disfruta en tu navegar

enjuagando uno a uno días como millas recorridas

sin otro aliento que lograr un día con fuerte vendaval

por cada cien días henchidos de pura asfixia sin viento.

que tu valor y pasión tal día  lo dará siempre como ciento.




A vos os digo vieja Vida perdida por recuperar

¡Dadme el mando de un buque

y en nada de mi os habréis ya de preocupar!




jueves, 10 de diciembre de 2009

Vientos que sopláis

Vientos que sopláis donde mi alma respira,

regalo caprichoso de los viejos dioses irredentos

de mil formas nombrados por el hombre imaginario,

superados en todo por la tormenta y su origen incierto

que sin desear hacen de su piel un inesperado sudario.



Odre que roto los devuelve al cielo donde pacientes aguardan.

Frio o dulce, Boreal o Céfiro, nombres que así dan fe a quien la busca

por creer saber desde su origen el color invisible de sus calmas

mientras ellos amenazan galernas  y tú preparas tus cuadernas

agitado por verte acabado ante la recia y inminente borrasca.



Gregal y Maestral como hermanos escoltando al Septentrión

observan a poniente y levante enfrentados por la estima de Poseidón

mientras la mano y el alma se aferran a la escota y la fe que calma.







Viejo odre por hombres rasgado,

Vieja humana ignorancia de su pobre importancia

Para siempre sufrida por lograr embocar el camino adecuado.




domingo, 15 de noviembre de 2009

Recibes cuanto das.

Abanica con tu mano el vendaval de la rutina
mientras la plomizas cortinas por ello pesadas
ocultan lo que es real sin falta de hadas
con varitas sin vida escondidas bajo su propia pátina.


Vientos sonrientes al entregar sin apenas ofrecer,
valores eternos llenando el alma de ambos
por sentirse de innecesarios cielos ahítos y plenos
al compartir necesidades sin mal, que la unión hace crecer.

Mil veces volveré, mil veces volverás
y siempre frente a un espejo te encontrarás
pues cuando se siente no es necesario más.

Amistad, inmensa palabra que su simple sentido aturde
a quien ose su valor tocar sin en verdad catalogar
pues tan solo es una enorme nube difícil de alcanzar.




Para alguien que no sabe ser de otra manera.
Para quién no alberga más que franqueza y lealtad.
Para ti Sé.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Desde el Cabo de Poca Esperanza

Navío orgulloso que en el flamear del gallardete


siente la propia vida con la fuerza de su puro orgullo.


Sobre él, corres millas en pugna con el caprichoso viento


que arriba a tus pulmones como a sus velas disfrazado de tiempo.





¡Buena suerte! Fue lo que al zarpar como deseo recibiste.


En ti confiabas cuando sobre el horizonte tu mirada largaste


donde olas como duras realidades batieron baos, cuadernas y cuadernales


mezclando mil y una veces su sal con la tuya para juntas embocar los imbornales.





Falsos remolques, cabos con almas de puro veneno a tus costados se asomaban


desde el miedo a la pura zozobra escondido entre nieblas que nada enseñaban.


Mientras continuaba el oculto maltrato triunfante con la patente silenciosa


que es el propio mando en desmesurada y solitaria cadencia


por no haber en cubierta quién a tu lado botase luz como verdadero aliado.






Bordadas sin tino a punto estuvieron de dar en el fondo


con tu vieja nave y su glorioso destino.


Encadenado al miedo de ser libre por dejar de serlo


mantuviste rumbo, destino y marcación


entre faros de tan falsos sus destellos


como reales sus fracasos sin luces ni anelos.






Encontrado sin duda el falso imán


verdadero aturdidor de tu infalible magistral


¡Nuevo rumbo y demora, capitán!


Mimosa la proa ya se amura hacia otro cuadrantal







Doblas al fin el eterno Cabo de cortantes y afiladas rocas.


Brillante te saluda un océano repleto de mar que aturde tu mirar,


orgullosa enfila la nave su destino sin miedo a zozobrar:




los viejos mares de libertad, las viejas sensaciones de paz.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Ánimo vs. Kronos


Y no amanece mientras el Ánimo aguarda


a que la tarde se apague en el último rayo


abandonado como viejo navío sin dueño


sin otra maroma que la que al fondo le retiene.





A su alrededor inertes orillas gritan silenciosas


marcando el tedio de la absurda espera sin otro sentido


que la vuelta dé una moneda ya sin esperanzas,


donde su cara verdadera haga de su cruz un nuevo camino


por el que engañar un rato mas al testarudo destino.




Cree el Ánimo como lo haría el incrédulo Santo Tomás


mientras espera que sin esfuerzo todo quede atrás.


Mas sabe de los dioses inexistentes que ríen de su ilusión


sabiendo que estará perdido si solo confía en su corazón.






Ánimo que resoplas por dentro:


¡Ensilla el caballo, acopia arcabuz, ropera y daga!


¡Pon en marcha tu vida, no permitas jornada aciaga!







Kronos a ritmo del compás impasible dictará su sentencia,


sin importar el cuándo, pues él es el dueño de tal secuencia.


Kronos seguro, no lo dudes, arribará


pero presto y dispuesto te encontrará.

jueves, 15 de octubre de 2009

A los viejos dioses.

Navegamos aproados al viento que detiene tozudo el andar

tensas las escotas, largado el trapo por cazar algún nudo más.

¡Maldito viento! hijo de la tozuda realidad que al grito de todo atrás

nos detienes sin descubrir la causa de tu origen, el por qué de tu soplar.



Eliminar formato de la selección
El viejo comandante apoyado observa su tripulación luchando sin parar

entre gritos y órdenes con sentido que chocan con la verdadera explicación

desconocida a quien nada quiere ver, salvo la que le dicta su razón.

Mientras, él mantiene la calma pues sólo él sabe que queda esperar.




Viejos dioses de mares ignotos en su nacimiento

¡dadme la clave que ya manifestasteis al viejo capitán

para que así mi alma navegue serena contra marea y viento!




Viejos dioses os demando desde mi imberbe soberbia:

¡hacedme viejo para olvidar este escaso andar

que es empujar con fe sin resulta, para así sin ella terminar!







martes, 6 de octubre de 2009

Polvo en el Viento


Polvo que lleva el viento desde lejanas arenas del desierto
formando nubes que aturden el pensamiento fugaz
dando paso al recuerdo que de borrar se siente incapaz
sobre la piel tiznada por su impronta antes de ver su ánimo muerto.

Olvida su viejo talismán perdido sin remedio en el marasmo moral
que la vista del humano temporal le asola con solo observar
tiempos perdidos en viejas batallas por razones que ha de olvidar
aunque la trinchera se aferre sobre su parálisis de manera brutal.


Gris amanece bajo la nube del polvo que impávido permanece,
Su alma no encuentra calma que la devuelva al camino
de alambradas sembrado dejando alma y vida con incierto destino.

Días de oro pasados, por más que deseados ya solo recordados
Cartas en su tinta corrida por muchas más veces imaginada
mientras sus lágrimas son ya rio salado junto a las de los demás soldados.

viernes, 25 de septiembre de 2009

La sangre perdida

Si, los he roto, en mil pedazos
y como lluvia planean sobre ti
tristeza que sonríes sin vergüenza en los ojos
que me aturden cuando miras expectante.


Cuerdas vibrando entre la ceguera real
que hierve sobre el río de la maldad
mientras recompones tu vida cuarteada
entre lunas y soles que la tejen ajenas a tu caminar.





Barrotes fundidos por cañones de mantequilla
que son mil besos imaginados en la vieja capilla
con San Antonio resignado por tu simple amargura
mientras bebes olvidada por tu propia voz.


Nada vive sin tu propia intención,
nada respira sin que invisible se pierda
entre los golpes de tu viejo corazón
ahíto y enfrentado por un sueño perdido antes de su creación.
.

Luces de vástago, sueños de infante

que no los destrocen un maldito instante.

jueves, 11 de junio de 2009

Ventanas






Ventanas abiertas al mar de las certezas perdidas
mantienen a flote la propia verdad para siempre inconclusa
que bajo el nordeste recio, seco y sonoro te susurra tu musa
sobre masas de agua que por el invierno se quedaron heladas.

La travesía concluye mientras se acerca la sonrisa ciega al final
que te aturde al dibujar la imagen del mismo mudo sin poder hablar
por no sentir la fuerza de la pura naturalidad deseosa aún de confiar.

Paleando carbón, abriendo vapor, apurando de tu nave el andar,
vomitando imágenes que fluyen en silencio,
como alisios que a las velas preténdense engolfar
con puras y blancas ilusiones como mentiras de verdad
sin casi esperanza por recuperar un momento que nunca pudo llegar.

Mirando a popa descubre uno la eterna y pura sustancia veraz
alquimia inconclusa que pretende determinar la panacea universal
mientras ella se borra imperturbable, indolente por su propia bondad

Cierras la ventana, retornas sin más
pues solo queda ya la espera
y la esperanza viva entre la duda
de si su mano al fin la abrirá.






sábado, 30 de mayo de 2009

La carta, su rumbo, tu compás.

Brumas enfrentadas por el cálido sol que tímido lo intenta
ante el frio océano incrédulo e incapaz de creer en su propia negación.
Silentes y ciegos que reducen de tu nave el andar mientras tiembla su enfilación
al clavarse el miedo entre las cuadernas que protegen amadrinando tu corazón
de cualquier bajío o nave que en corta y fatal distancia sea en un instante descubierta.

Campana tañendo a ritmo como la vieja consciencia que te mantiene a flote
tal que la nave de la pura realidad largando el cabo de la vida entre penoles
atrapeándote sin retorno, amarrando tu nave a la suya para la Eternidad
Partiendo mares falsos, quebrando vendavales ciegos sin temor y duda,
remolcando la Realidad al sueño y el sueño a la vieja Realidad.



Ya sopla el viento, ya se atisba la verdad.
Océano y sol entre veredas de espuma y sal
vertebrando invisibles tu navegar
Sueño y Realidad unidas en la vieja batalla vital
del equilibrio entre la carta, su rumbo y tu compás.

De una tarde bajo la bruma en la playa de San lorenzo (30/v/09)

domingo, 5 de abril de 2009

Gijon - Lastres - Gijón

Sonrisa temprana que dulce sacudes mi alma sin temor ni recato

Viento ya liberto a la inmensa rosa de la mar

te escucho al marchar con mis ojos leyendo tu andar

deseando alzar mis alas para elevarme torpe como un pato.

Locura eterna que avivas fuegos sin combustible

oxigenando brasas en el trance de la conversión a blanca ceniza

entre ruidosos pensamientos que te pretenden olvidadiza,

entre neuronas y sudores que a los sueños convierten en imposible.

No hay perdón, ni siquiera oración que haga vacilar

el sueño cumplido que se proclama presto a llegar

mientras inconscientes suspiran mis idus al temer que no vendrán.

La hora esta cerca, la dicha será perfecta

proa sobre la mar, miradas entre rumbos que tomar.

¡Iza la vela mientras me aferro a la caña! hora es de navegar.

domingo, 29 de marzo de 2009

Aire entre las Torres

Bailaban sin mirar nada mas que lo que sus párpados permitían,
bailaban sin tocar nada que no fuera el aire que ambos sentían.
El destino los trajo desde los escombros de la carrera vital
como torres cazadas de una vieja partida de ajedrez terminal.


Brillos de nácar entre miradas sin fondos prohibidos
mientras las manos cercanas tocarse desean
recibiendo los sueños de otros momentos vividos
lo que al fin sus pieles presienten, lograran entre si aunar.
Como el duelo previo al pasional fragor que desean sin buscar
asi sus giros se vuelven turbinas del vapor de un fuego excepcional
devorando lo que incombustible parecía antes de allí arrojar.

Destinos encontrados sin ser buscados en medio de un mar
plagado de combustible presto ardiente a una descarga de luz,
lumbre que han pervivido inerte sin más
sabiendo que al fin ellos acabarían por llegar.

martes, 24 de marzo de 2009

Nada recoge...

Nada recoge los vientos sin morirse un poco en el intento,



sin regalar una pizca de ser en cada golpe y en cada lamento



que en su fuerza y suspiro traslada su aire vital a otros cielos



de centrado aspecto humano y divina consciencia a los lados.



Atardece sobre el retorno de la fiesta terminada,


mientras llueve en el corazón la nostalgia perdida


en descubrir la fe inexistente por la pasión imaginada


entre corazones ya viejos por decisiones nunca tomadas



Anochece mientras trae la nieve del verano caduco


en su luz creciente y sin pasión los millones de días


ya próximos y pacientes que demostrarán sin mas


la tozuda verdad, silente y sin macula, fría y letal.



Que nada se mueva, la calma total,


el viejo Mar Muerto poblado de sal.


Cuerpos flotantes sin opciones a mas,


pues es lo que manda si quieres ganar.



Maldita victoria, maldito bregar


por algo que se finge sencillo al andar.


Caminos angostos busca mi pensar


que no desemboquen derrotados y ciegos,


como muertos vivientes en semejante mar...





Nada recoge los vientos sin morirse un poco en el intento,


sin regalar una pizca de ser en cada golpe y en cada lamento


que en su fuerza y suspiro traslada su aire vital a otros cielos


de centrado aspecto humano y divina consciencia a los lados...



domingo, 15 de marzo de 2009

Deja...


Deja…
Olvidate del sol cuando este te olvide a ti


Deja…
La lluvia desde un charco en la calle te refrescará


Deja…
El dolor no tiene cura si no lo deseas eliminar

Deja…
Pues el antídoto del veneno solo eres tú al nacer

Deja…
Corre sin prisa para llegar al final que no existe,
el que no encuentras
por más que lo buscan tus soledades juntas

Deja…
Que las preguntas nadie las haga sino tu
caminando entre calles repletas de imágenes sin sonido,
bajo farolas que necias miran al cielo silente
donde nadie las observa ni las admira, tan sólo tu.

Deja…
Salta, vuela y desea, que el mito espera tu arribo
en su dorada caja de minúsculos hilos de metálico hilo
que suspiran por un filo que los corte
para de una vez sobre la mar poder volar

jueves, 12 de marzo de 2009

Cielos de Soldados

Cielos de soldado en inertes tardes de guardia
bajo nubes de tedio invisibles que ocultan el Sol
estrella helada y sin ganas de brillo tras minutos sin fin
alumbrando rostros enjutos por escasos y faltos de ingenio.

Rasgan las manos una guitarra sin cuerda ni acordes
mientras se adentran sin permiso desconocidas voces
entre alveolos faltos de oxígeno que intercambiar
a una vida como la silla que sin más, sola se mece.

Balas metálicas sobre ruedas penetran sin piedad
en la ciudad interior del futuro sin tregua ni demora.
Tiempos que mueren sin forjar lo que dicen desear
mientras extrañas sombras susurran un si fuera…

Caen las luces del sol y acaba la guardia del soldado.
Ambos dejan sus lugares plenos de mil silencios compartidos
Hasta el siguiente tiro, hora y señal que tácitamente han pactado.
Sol y soldado, fuego vivo entre silencios contenidos
.

lunes, 16 de febrero de 2009

Sueños vivos



Sueños que deslindan alambres de real espino

virtual cercador de ciegas depresiones ocultas

entre las oscuras oquedades del propio espíritu.


Sueños insondables salpicando inquietos

bajo la sonrisa falsa de unos labios quietos,

ocultos entre los pliegues de silentes sábanas

guardianas severas de imaginarias noches

creadoras tácitas sobre brulotes de fuego y pasión.



Ojos que solos se abren al alba.

Cúpulas erguidas sobre la vida real.

Miradas que ven lo que imaginan.

Mentes que desvelan la noche en el día.


Sueños sin sueño,

ilusión de un solo dueño.

Vientos, nubes, sol, aurora.

Suaves golpes reales

de aventuras sobrenaturales.



Todo listo ya espera

para comenzar,

caminar,

navegar,

besar,

amar,


para el infinito tratar de alcanzar.


viernes, 13 de febrero de 2009

Donde Habite el Olvido (I)

Como una vela sobre el mar
Resume ese azulado afán que se levanta
Hasta las estrellas futuras,
Hecho a escala de olas
Por donde los pies divinos descienden al abismo,
También tu forma misma,
Ángel, demonio, sueño de un amor soñado,
Resumen en mí de un afán que en otro tiempo levantaba
Hasta las nubes sus olas melacólicas.

Sintiendo todavía los pulsos de ese afán,
Yo, el más enamorado,
En las orillas del amor,
Sin que la luz me vea
Definitivamente muerto o vivo,
Contemplo sus olas y quisiera anegarme,
Deseando perdidamente
Descender, como los ángeles aquellos por la escala de espuma,
Hasta el fondo del mismo amor que ningún hombre ha visto.
(Luis Cernuda)



A bordo del Buque "Lekeitio"

Rumbo a Nouahdibou, cabo Blanco. (Mauritania) Agosto 1988, 6:60 AM

jueves, 5 de febrero de 2009

A mi vieja Dueña

Reina mía, emperatriz tras esa barra de bar
donde se destilan sabores de humo, trabajo y sal
que inconscientes arrastramos tus hombres desde la misma mar
para que esos tus labios jamás pierdan su sabor a sal.




Retorno de sueños teñidos por una joven ilusión
cuando la mar sólo era golpe rudo sobre agreste roca,
cuando tu mirada se perdía entre los viejos relatos del gran Alejandro,
rudo corazón tras un ancla que sin éxito otro viejo reloj ocultaba.

Vuelven tus besos, sirena libre de la vieja mar
eterno sueño de todo argonauta que de tal se precie.
Retornan miradas mientras rota, crepita la blanca espuma
por la proa de un sueño sin fecha ni muerte que anunciar.

Rociones barloventean rebeldes al furioso viento
muriendo entre tus labios cuando desbaratados en mil gotas te tocan.
Gritas y tiembla el viento. Colmados tus labios de sabor a sal
los espero sin otra contención que la de la vieja Leyenda,
La del sapo que aguardó el beso de la princesa de la vieja y salada mar.

lunes, 2 de febrero de 2009

Avanteando la realidad.

Tienes que hacerlo entre el espejo y la realidad
mientras bailas con el alma prieta al costillar
que te empuje en tanto sientes el viento de verdad.
Nacer y morir sin la vida que los separa como la enorme mar.

Aguas limpias, calmas sin más en su inerte masa
a la espera de viento que las moldeen sin tregua,
de rodas apuradas en quillas que como a un lienzo las pinten
ora de trazos rectos, directos y en decidido avante,
ora de diseño ancho y lento por el taciturno dudar
frente a la inmensa superficie sin señal con que algún rumbo enfilar.

Tienes que hacerlo, cierra el estúpido cajón
tira los muebles viejos, gastados por viejas termitas,
encuentra las lejanas mariposas volando en zigzag
a las que seguir al bies de su impulsiva indecisión.

Vida que está viva nada mas partir
quilla, roda ,viento, rayo, neblina, faro y estrella
solo esperan por tus ojos, por tus sentidos escondidos en el viejo corazón.

Buena singladura. Siempre avanteando al eterno miedo. Siempre lejos de acantilados invisibles creados por la infame falsedad. Como en aquella calle principal de los viejos sueños de Don Francisco[1]

[1] Los sueños de Quevedo

jueves, 29 de enero de 2009

Sin Luz

Velas que oscurecen al encenderse su llama
relojes que generan un tic tac maligno
girando las manecillas al revés sin conciencia
mientras las doce ya no son mediodía de nada.

Amor que se muere sin matar gusanos en la tripa,
huidos sin desgana buscando lomas mas agrestes
que las alegren mientras disimulan el desengaño
tras la sombra de secos arbustos que desean ser regados.

Sin luz nada se ve,
todo se recuerda entre imágenes como tornados
bombardeando superficies sin burdo blindaje deflector
que los recoja y devuelva sin odio, sin maldito rencor.

Ciudad perdida entre aristas que simulan esquinas
como cuchillos de filo mortal cortando ruidos, gases y hombres
que se pierden al querer su filo doblar sin desgarrar
piel entre cada doblez que se traspasa y cree superar.


Sin luz, nada se ve,
Sin luz, todo se siente.
Apago la vela para sentir la luz
detengo el reloj para ver el sentimiento.

domingo, 25 de enero de 2009

Vieja chaqueta

Nada encuentro tras la tela de una vieja chaqueta
raída y suelta entre sus mangas de hilos y botones
que la brega de mil inviernos castigaron entre andenes
mientras batallaba por seguir siendo pulcra y coqueta.

Botones solitarios añorando su designado ojal
por algún diosecillo humano vestido de hilo y aguja
agachado sobre su torcida espalda, quebrada y vencida
que cose y sueña mientras tararea canciones que lo alejan del mal
como vacuna contra la vida real, impía y fatal.
Mientras, continúa la soledad del botón sin su ojal

Como un velo que cae sobre la solitaria silla
la chaqueta se adhiere a la piel que cubre
y así su pobre calor retiene, su energía invisible encadena
a su vida gastada y sin duda fracasada por ser y sentir
como simple chaqueta servil y sin sueños que vivir

Tela afligida por saberse el final alcanzado
sin haber sido nada más que simple prenda
perfecta, elegante, impermeable, pero sin haber soñado
en cada viaje, sobre cada percha, entre otras como ella.
Al fin reposa, ciega y sin luz en el viejo armario
donde por fin descubrió los verdaderos sueños
para ella hasta entonces ocultos en su propia visión.

miércoles, 21 de enero de 2009

Norias. (A una buena persona)



Tardes que fueron promesas de gloria
entre mares que vibraban enormes
bajo cielos que inspiraban brillantes colores
al paso del ánimo de quien los toca en su noria.


Sonrisas banales,
crujientes abrazos,
palmadas fraternales.
Al buen sol todos arrimados.

Torna el viento atravesando trompetas que avisan
del siguiente tercio. Varas que conjeturan miedo.
Los ojos aún abiertos ya predicen el desengaño
ante los que tercio atrás, bajo su brillo perduraban.

Éxodo, soledad despoblada a vista de traición,
puños apretados rezumando rabia enjuta sobre sus trémulos pasos,
noción recogida en el propio sudario sin bendición
entre ciénagas que endurecen el camino de la propia revelación.

Corazón de pálpito generoso, de ímpetu decidido
por los viejos logros y las nuevas metas como impulsos de oro.
Lejana ve aún la línea que se renueva al alba
Mientras, la noria avanza…
Y con ella retorna de nuevo su gloria…



viernes, 16 de enero de 2009

Lágrimas de paso


Hay montañas que crecen sobre arenas
recogidas por el viento ardiente del sur.
Rocas, entre tierra mezclada bajo raíces natales
que al lagrimeo cenital despiertan en sueños


Montañas de orgullo que se saben erguidas
como senos, suaves y excesivos en su insultante juventud
mirando a un cielo al que demandan infinitas estrellas
que los rodeen entre los tules oscuros de la noche venidera.

Montañas andantes, ciegas y trashumantes
como rebaños de viejas reses al amo expectantes.
Sin el trozo de tiempo, el segundo esperado
que permita a sus mentes mirarse desde el otro lado

Viajan las nubes empachadas de lluvia que prometen sembrar
sus laderas de aguas limpias que no buscan quedar.
Aguas vestidas de lágrimas que albergan tesoros en su andar
aguas, millones de lágrimas que como vienen así se marcharán.

<http://