jueves, 29 de enero de 2009

Sin Luz

Velas que oscurecen al encenderse su llama
relojes que generan un tic tac maligno
girando las manecillas al revés sin conciencia
mientras las doce ya no son mediodía de nada.

Amor que se muere sin matar gusanos en la tripa,
huidos sin desgana buscando lomas mas agrestes
que las alegren mientras disimulan el desengaño
tras la sombra de secos arbustos que desean ser regados.

Sin luz nada se ve,
todo se recuerda entre imágenes como tornados
bombardeando superficies sin burdo blindaje deflector
que los recoja y devuelva sin odio, sin maldito rencor.

Ciudad perdida entre aristas que simulan esquinas
como cuchillos de filo mortal cortando ruidos, gases y hombres
que se pierden al querer su filo doblar sin desgarrar
piel entre cada doblez que se traspasa y cree superar.


Sin luz, nada se ve,
Sin luz, todo se siente.
Apago la vela para sentir la luz
detengo el reloj para ver el sentimiento.

domingo, 25 de enero de 2009

Vieja chaqueta

Nada encuentro tras la tela de una vieja chaqueta
raída y suelta entre sus mangas de hilos y botones
que la brega de mil inviernos castigaron entre andenes
mientras batallaba por seguir siendo pulcra y coqueta.

Botones solitarios añorando su designado ojal
por algún diosecillo humano vestido de hilo y aguja
agachado sobre su torcida espalda, quebrada y vencida
que cose y sueña mientras tararea canciones que lo alejan del mal
como vacuna contra la vida real, impía y fatal.
Mientras, continúa la soledad del botón sin su ojal

Como un velo que cae sobre la solitaria silla
la chaqueta se adhiere a la piel que cubre
y así su pobre calor retiene, su energía invisible encadena
a su vida gastada y sin duda fracasada por ser y sentir
como simple chaqueta servil y sin sueños que vivir

Tela afligida por saberse el final alcanzado
sin haber sido nada más que simple prenda
perfecta, elegante, impermeable, pero sin haber soñado
en cada viaje, sobre cada percha, entre otras como ella.
Al fin reposa, ciega y sin luz en el viejo armario
donde por fin descubrió los verdaderos sueños
para ella hasta entonces ocultos en su propia visión.

miércoles, 21 de enero de 2009

Norias. (A una buena persona)



Tardes que fueron promesas de gloria
entre mares que vibraban enormes
bajo cielos que inspiraban brillantes colores
al paso del ánimo de quien los toca en su noria.


Sonrisas banales,
crujientes abrazos,
palmadas fraternales.
Al buen sol todos arrimados.

Torna el viento atravesando trompetas que avisan
del siguiente tercio. Varas que conjeturan miedo.
Los ojos aún abiertos ya predicen el desengaño
ante los que tercio atrás, bajo su brillo perduraban.

Éxodo, soledad despoblada a vista de traición,
puños apretados rezumando rabia enjuta sobre sus trémulos pasos,
noción recogida en el propio sudario sin bendición
entre ciénagas que endurecen el camino de la propia revelación.

Corazón de pálpito generoso, de ímpetu decidido
por los viejos logros y las nuevas metas como impulsos de oro.
Lejana ve aún la línea que se renueva al alba
Mientras, la noria avanza…
Y con ella retorna de nuevo su gloria…



viernes, 16 de enero de 2009

Lágrimas de paso


Hay montañas que crecen sobre arenas
recogidas por el viento ardiente del sur.
Rocas, entre tierra mezclada bajo raíces natales
que al lagrimeo cenital despiertan en sueños


Montañas de orgullo que se saben erguidas
como senos, suaves y excesivos en su insultante juventud
mirando a un cielo al que demandan infinitas estrellas
que los rodeen entre los tules oscuros de la noche venidera.

Montañas andantes, ciegas y trashumantes
como rebaños de viejas reses al amo expectantes.
Sin el trozo de tiempo, el segundo esperado
que permita a sus mentes mirarse desde el otro lado

Viajan las nubes empachadas de lluvia que prometen sembrar
sus laderas de aguas limpias que no buscan quedar.
Aguas vestidas de lágrimas que albergan tesoros en su andar
aguas, millones de lágrimas que como vienen así se marcharán.

<http://