domingo, 29 de marzo de 2009

Aire entre las Torres

Bailaban sin mirar nada mas que lo que sus párpados permitían,
bailaban sin tocar nada que no fuera el aire que ambos sentían.
El destino los trajo desde los escombros de la carrera vital
como torres cazadas de una vieja partida de ajedrez terminal.


Brillos de nácar entre miradas sin fondos prohibidos
mientras las manos cercanas tocarse desean
recibiendo los sueños de otros momentos vividos
lo que al fin sus pieles presienten, lograran entre si aunar.
Como el duelo previo al pasional fragor que desean sin buscar
asi sus giros se vuelven turbinas del vapor de un fuego excepcional
devorando lo que incombustible parecía antes de allí arrojar.

Destinos encontrados sin ser buscados en medio de un mar
plagado de combustible presto ardiente a una descarga de luz,
lumbre que han pervivido inerte sin más
sabiendo que al fin ellos acabarían por llegar.

martes, 24 de marzo de 2009

Nada recoge...

Nada recoge los vientos sin morirse un poco en el intento,



sin regalar una pizca de ser en cada golpe y en cada lamento



que en su fuerza y suspiro traslada su aire vital a otros cielos



de centrado aspecto humano y divina consciencia a los lados.



Atardece sobre el retorno de la fiesta terminada,


mientras llueve en el corazón la nostalgia perdida


en descubrir la fe inexistente por la pasión imaginada


entre corazones ya viejos por decisiones nunca tomadas



Anochece mientras trae la nieve del verano caduco


en su luz creciente y sin pasión los millones de días


ya próximos y pacientes que demostrarán sin mas


la tozuda verdad, silente y sin macula, fría y letal.



Que nada se mueva, la calma total,


el viejo Mar Muerto poblado de sal.


Cuerpos flotantes sin opciones a mas,


pues es lo que manda si quieres ganar.



Maldita victoria, maldito bregar


por algo que se finge sencillo al andar.


Caminos angostos busca mi pensar


que no desemboquen derrotados y ciegos,


como muertos vivientes en semejante mar...





Nada recoge los vientos sin morirse un poco en el intento,


sin regalar una pizca de ser en cada golpe y en cada lamento


que en su fuerza y suspiro traslada su aire vital a otros cielos


de centrado aspecto humano y divina consciencia a los lados...



domingo, 15 de marzo de 2009

Deja...


Deja…
Olvidate del sol cuando este te olvide a ti


Deja…
La lluvia desde un charco en la calle te refrescará


Deja…
El dolor no tiene cura si no lo deseas eliminar

Deja…
Pues el antídoto del veneno solo eres tú al nacer

Deja…
Corre sin prisa para llegar al final que no existe,
el que no encuentras
por más que lo buscan tus soledades juntas

Deja…
Que las preguntas nadie las haga sino tu
caminando entre calles repletas de imágenes sin sonido,
bajo farolas que necias miran al cielo silente
donde nadie las observa ni las admira, tan sólo tu.

Deja…
Salta, vuela y desea, que el mito espera tu arribo
en su dorada caja de minúsculos hilos de metálico hilo
que suspiran por un filo que los corte
para de una vez sobre la mar poder volar

jueves, 12 de marzo de 2009

Cielos de Soldados

Cielos de soldado en inertes tardes de guardia
bajo nubes de tedio invisibles que ocultan el Sol
estrella helada y sin ganas de brillo tras minutos sin fin
alumbrando rostros enjutos por escasos y faltos de ingenio.

Rasgan las manos una guitarra sin cuerda ni acordes
mientras se adentran sin permiso desconocidas voces
entre alveolos faltos de oxígeno que intercambiar
a una vida como la silla que sin más, sola se mece.

Balas metálicas sobre ruedas penetran sin piedad
en la ciudad interior del futuro sin tregua ni demora.
Tiempos que mueren sin forjar lo que dicen desear
mientras extrañas sombras susurran un si fuera…

Caen las luces del sol y acaba la guardia del soldado.
Ambos dejan sus lugares plenos de mil silencios compartidos
Hasta el siguiente tiro, hora y señal que tácitamente han pactado.
Sol y soldado, fuego vivo entre silencios contenidos
.