jueves, 11 de junio de 2009

Ventanas






Ventanas abiertas al mar de las certezas perdidas
mantienen a flote la propia verdad para siempre inconclusa
que bajo el nordeste recio, seco y sonoro te susurra tu musa
sobre masas de agua que por el invierno se quedaron heladas.

La travesía concluye mientras se acerca la sonrisa ciega al final
que te aturde al dibujar la imagen del mismo mudo sin poder hablar
por no sentir la fuerza de la pura naturalidad deseosa aún de confiar.

Paleando carbón, abriendo vapor, apurando de tu nave el andar,
vomitando imágenes que fluyen en silencio,
como alisios que a las velas preténdense engolfar
con puras y blancas ilusiones como mentiras de verdad
sin casi esperanza por recuperar un momento que nunca pudo llegar.

Mirando a popa descubre uno la eterna y pura sustancia veraz
alquimia inconclusa que pretende determinar la panacea universal
mientras ella se borra imperturbable, indolente por su propia bondad

Cierras la ventana, retornas sin más
pues solo queda ya la espera
y la esperanza viva entre la duda
de si su mano al fin la abrirá.