miércoles, 28 de octubre de 2009

Ánimo vs. Kronos


Y no amanece mientras el Ánimo aguarda


a que la tarde se apague en el último rayo


abandonado como viejo navío sin dueño


sin otra maroma que la que al fondo le retiene.





A su alrededor inertes orillas gritan silenciosas


marcando el tedio de la absurda espera sin otro sentido


que la vuelta dé una moneda ya sin esperanzas,


donde su cara verdadera haga de su cruz un nuevo camino


por el que engañar un rato mas al testarudo destino.




Cree el Ánimo como lo haría el incrédulo Santo Tomás


mientras espera que sin esfuerzo todo quede atrás.


Mas sabe de los dioses inexistentes que ríen de su ilusión


sabiendo que estará perdido si solo confía en su corazón.






Ánimo que resoplas por dentro:


¡Ensilla el caballo, acopia arcabuz, ropera y daga!


¡Pon en marcha tu vida, no permitas jornada aciaga!







Kronos a ritmo del compás impasible dictará su sentencia,


sin importar el cuándo, pues él es el dueño de tal secuencia.


Kronos seguro, no lo dudes, arribará


pero presto y dispuesto te encontrará.

No hay comentarios: