martes, 23 de febrero de 2010

Implosión

Sueños tronando sobre el desierto de arenas

trenzadas entre mil cables como tentáculos

cerrados a la espera de la explosión temida,

liberación brusca desde el ínfimo hueco

en el que por tanto tiempo penó guardada.



Puente de interminables brazos sensibles por humanos

aferrado a la tierra que lo sostiene ignorante

que del mundo inverso sobre el que como arcano soportaba

él era el sostén sin sentir por tal tropel en risas y algaradas.



Vieja escota de paciente y oriental tempo

con su roto y gastado as de guía

que al puente aferrado lo mantenía.

Desciende tu alma libre sin conocer su destino

sobre tal valle lejano al que siempre temiste caer.



Tiempo agrio por lo sentido,

luto por lo perdido entre lo ganado,

pues la gota en la lluvia es como el rio en la mar,

lo malo es mínima veta en la mina del bien.



Así el recuerdo aturde lo negro del mal

devolviendo lo humano, lo sentido, lo vivido…



Donde lo Bueno que siempre permanecerá.



Nada se pierde si se ha vivido

3 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Por ese bondad que se viste de eterno.
El recuerdo borra lo sepultado en el gris-tristeza
Bella entrega.
Felicitaciones.

Gaspar Lamorise dijo...

Hola, me gusta la abstracción aquella, que con íntimo recelo guardas en lo recóndito de los pasajes del tiempo y la memoria.

un abrazo

G. Lamorise.

Jayja para tí... dijo...

me encanta que te guste Platero y tu, mi libro de la niñez...un abrazo fuerte...