jueves, 30 de diciembre de 2010

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte

que arruinara nuestra vieja muralla invisible

encontrarte donde se que estás sin atreverme por creerlo imposible

para poder al fin verte sin más riesgo que mi propia suerte.



Quisiera verte, tocarte mientras sueño

en mil mundos perdidos al fin encontrados

mientras percibo tus pies en la cubierta de mi nave embarcados

para surcar el tiempo que nos resta ya sin dueño.



Retumbando entre miradas frustradas

gritos silenciados entre viejas reglas escritas

sobre corazones por tales preceptos así domados.






Rompiendo si piedad el camino marcado

amando sin límite, sin trampas que lo compriman

por un sueño sentido entre dos miradas que como una caminan.



Dura es su voz pero intenso su sentimiento, escuchadlo

No hay comentarios: