sábado, 26 de febrero de 2011

Ese sol ya escrito



Eras ese sol de un verano ya escrito

por vivido en el alma, sin conocer su sentido

imaginado entre brumas de mares de densas nieblas

sobre la ribera de ríos sin su final en la mar.








Eres ese gesto de pura verdad

olvidado entre árboles ciegos

ocultando la vista del bosque de tu libertad,

plagado de mil ramas donde florecen

frutos de la revivida tempestad

que significan sentir mares de brazos,

vendavales de besos sin límite ni final.



Vientos cargados del aire de tus pulmones

insuflando regalos que abruman este corazón

amoratado, vertido y desconfiado

con su alas desplumadas sin ganas del vuelo alzar

por creer que su valor no es tal,

por pensar que los ríos no alcanzarían la mar.




Pero la mar es el sino de este juglar

la meta sin par donde al fin recalar,

el lugar donde a tu alma mil besos regalar.

Has llegado, has alcanzado, has derrotado el miedo a volar

y la mar tras el rio, junto a vuestra vida es seguro me esperará.





A sus pies, bella estela, que  siempre esperas a proa mientras te olvidas  del todo a popa

miércoles, 23 de febrero de 2011

Gregal, Luz, Tiempo... Insurrección



Retales con los que tejer
hilos de miradas que prometen sin querer
aires cargados del innato influjo de la insurrección
derribando los  eslabones  de una falsa aleación.

Viejo ejército de nuevo en armas  alzado
por el gladiador  de su propia fuerza espantado
entre propios silencios y  palomas de  astuto ojo de halcón
mantenedoras del artificio que bloquea su corazón.



Gregal, que arrullas esta piel
rugiendo al eterno mistral
que pugna por evitar mostrar limpio  el cristal
oculto entre las viejas dudas manadoras de  hiel,
¡sopla como sabes y ruge al fin como quien en verdad eres!,
como esa luz que sabes ahora ya brillante luces,
por ti misma, sin mediar otra fuente
 que el valor puro y el influjo de tu mente.

Tiempo que huyes sin tretas
sobre el soplo de un gregal que te desprecia
por tener  ya en su recodo al corazón que amabas
enfrentado al mundo  por tus besos  en pura avaricia.

Gregal salvaje,
Luz brillante,
Tiempo  paciente.


Esperará el Tiempo a que tu sol  se muestre,
orgulloso y brillante tras el  empuje del Gregal fuerte.


Será ese el momento de la verdadera insurrección. 

viernes, 18 de febrero de 2011

Caminos

Caminos, como entuertos
tejidos por la vida perdida
entre puentes, barreras sin medida
por pasos, cobrados en caros fielatos.

Curiosos ramajes de árboles y manos
que el aire sostiene en sus livianas carnes
orgullosos por firmes ante fieros huracanes
desafiando su fuerza, seguros por obstinados


Cae la lluvia simple y ácida de verdad oculta
en regueros de rabia que buscan salida
sin esfuerzo, sin medida, buscando la huida
a pesar de esa verdad buena  y de su resulta.

Nieves perpetuas acuden al festejo
su blanco  del negro al gris verdadero.
Disfraces de pureza en colores de canto traicionero
sobre el alma  en busca de su nuevo bosquejo.

Eterno frio que al fin permanece
entre hogueras baldías
donde enfrían los días
y retorna el silencio que al amor enmudece.

Entuerto  que ya no es tal cosa
camino  de uno a doble devuelto,
vida que sigue y sus soles persigue.

martes, 15 de febrero de 2011

La maleta de los sueños



Pervivo mirando  la olas batiendo
frente a la piedra y el hierro de San Lorenzo.
Cómo sin prisa lo van encogiendo
en su osadía y valor, por su firme resolución
de alcanzar el final  eterno e inacabable
donde  al fin descansar de semejante misión.

Recojo un objeto flotante entre  espumas y mares
a esta rada con suavidad varado
por el soplo caprichoso de un destino,
indefinido e indefinible en su materia y  poderes
que me atrapa, que me transmite  fuerza  y sino.

Te veo tras ella, borrosa y desdibujada
por  vidas  repletas de dudas vertidas
sobre una mar fútil y  empantanada
donde no hay abrazos sin atribulada mirada.

¡Ábrela!
no dudes, no llores, no huyas
es tu Destino  el que aguarda ahí dentro
donde siempre llueve sin amarguras
donde las luces destruyen el interior oscuro
entre destellos alegres de amores  sin dudas.

Cógete de su asa libre,
de su cuero cuarteado por mil manos
encontradas, aferradas y   perdidas
entre tantos años vividos
por semejante objeto libre de miedos.
Ligera como una pluma
empujada por tu viento sin saberlo
sabrás que al fin la atrapas
cuando su luz brillante te confunda
devolviendo a tu ser esa duda profunda
que es el querer recordado,  a flote y sin miedo.



Vieja maleta de los sueños nunca perdidos
tantas veces añorados
en encuentros por tiempo  ignorados
por no saber, por no encontrar la clave
que derrumbe su blindado cierre.
Flotando sobre su piel
resistes mientras sobrevives
en el mar  insolente de  la decepción.
Aquí tienes tu llave,
encontrada en el profundo valle
donde reside tu corazón.

sábado, 5 de febrero de 2011

Dulce expectación.



Temblando, camino  por el sendero que dibujas
con la Paz en el corazón cuyo pálpito me aturde
entre diástoles  cargadas de  sentimientos
 y sístoles como rosas  sin deseo de razón.


Camino entre honores y razones perdidas  frente a mares
que desde su  fuerza tendida y su lejana medida
me arropan para decirte, para abrirte mi temple sobre tu valor.

Huracán sincero de pasión vertida sobre una espalda imaginada
que no huye, que  abarloa su presente en  el puro instante,
verdadero momento de vida  como  castillo sobre roca erguida
ante presagios y  miedos de lejanas ruinas  por la rutina erigida.

Luces titilan en la bahía,
dibujan brazos tratando de  cercar los mares del sentimiento
con sus olas enhiestas entrando,
con fina arena suave y paciente sintiendo
la caricia de la espera al fin derrotada
por el impulso de vientos  del este inesperados.


¿Zarpara semejante nave sin retorno?
¿Volarán los sueños sobre las alas del  deseo?
Lloverá, templarán escotas los vientos
del huracán que ruge  en su liberta soledad
y las olas del amor deseosas sobre su arena morirán.