miércoles, 23 de febrero de 2011

Gregal, Luz, Tiempo... Insurrección



Retales con los que tejer
hilos de miradas que prometen sin querer
aires cargados del innato influjo de la insurrección
derribando los  eslabones  de una falsa aleación.

Viejo ejército de nuevo en armas  alzado
por el gladiador  de su propia fuerza espantado
entre propios silencios y  palomas de  astuto ojo de halcón
mantenedoras del artificio que bloquea su corazón.



Gregal, que arrullas esta piel
rugiendo al eterno mistral
que pugna por evitar mostrar limpio  el cristal
oculto entre las viejas dudas manadoras de  hiel,
¡sopla como sabes y ruge al fin como quien en verdad eres!,
como esa luz que sabes ahora ya brillante luces,
por ti misma, sin mediar otra fuente
 que el valor puro y el influjo de tu mente.

Tiempo que huyes sin tretas
sobre el soplo de un gregal que te desprecia
por tener  ya en su recodo al corazón que amabas
enfrentado al mundo  por tus besos  en pura avaricia.

Gregal salvaje,
Luz brillante,
Tiempo  paciente.


Esperará el Tiempo a que tu sol  se muestre,
orgulloso y brillante tras el  empuje del Gregal fuerte.


Será ese el momento de la verdadera insurrección. 

No hay comentarios: