miércoles, 23 de marzo de 2011

Reino

Reino de oscuras premoniciones

a caballo te alcanzo sin resuello

por la dicha cerrada en el cuenco

de la Vida devuelta sin rebosar.



Volcanes de fuego en su lava  fundente

de rocas del alma sin dueño.

Negros los humos por los valles del sueño

sin puentes ni ríos, sin voces ni trinos.



Eclipse de sol eclipsando la vida

mientras la luna difunta se inunda

bajo estrellas vestidas de lágrimas

para siempre perdidas.

Muerto el sol, abandonada la Luna.



Ciegos ya los ojos el camino se agota

sobre el fiel caballo, firme en su trote,

el Reino aguarda a que devuelvas la dote

del mal por bien recibido sin espera.




Lluvia inesperada que quizá lo logre,

agua forjada por cien baluartes sagrada

con la que cegar paso y camino

al Reino mientras mi mirada recompone.



No hay comentarios: